Terapia con muñecos Playmobil. Pena profunda

En este artículo de hoy, quiero explicarte una nueva sesión de terapia de tratamiento de pena profunda con muñecos Playmobil. Ten en cuenta que al tratarse de un caso real,  el nombre de la persona ha sido modificado para respetar su intimidad. Cómo siempre mi función es divulgativa y didáctica e intento plasmar qué ocurre, según mi criterio en ese momento concreto.

Terapia con muñecos Playmobil. Pena profunda.

Elena es una mujer que ya ha venido en una ocasión a una sesión de terapia con Playmobil.  En aquel momento trabajó sobre una posible relación de pareja, con un hombre llamado Juan y la dificultad de que éste se acercase a ella. Elena lo vivía como si en ella hubiese “algo malo”

Después de un largo tiempo, Elena me explica que últimamente ha tenido unos episodios de gran pena, que no sabe de dónde le llega y que además la bloquea totalmente.

Revisando su genograma, aparece que en su sistema las mujeres “pierden” a sus primeros maridos. Unas por muerte temprana y otras por divorcio o separación (entre ellas, Elena).

Además su yaya materna perdió a su primer marido y a una criatura muy pequeña. Su yaya, volvió a casarse con el que es su yayo que a su vez, también perdió a su primera esposa.  Por este motivo decido trabajar con el sistema materno

Le propongo buscar entre los Playmobil una figura que represente a:

  • Elena
  • Papá
  • Mamá
  • Yaya materna
  • Primer marido de la yaya
  • Yayo materno
  • Pena

Imagen inicial.

En la primera imagen de esta terapia con muñecos Playmobil, se puede ver a Elena entre mamá y papá, en la misma línea generacional, uniendo su  relación. Detrás de mamá, sentada vemos la pena. En el centro está el yayo que según la historia familiar fue bastante duro y se lo hizo pasar difícil tanto a la yaya como a la madre de Elena. En la derecha podemos ver al 1er marido de la yaya  y a la yaya al lado.

La primera lectura que podemos hacer, es que Elena no ha ocupado su lugar en la vida y se siente inmersa en el sistema de origen. La pena está situada entre la 3ª y 2ª generación, la yaya está situada al lado de su 1er marido y el yayo está solo en el centro de la imagen.

Primer paso en la terapia de la pena profunda:

Le pido a Elena que haga un movimiento. Hace un paso hacia atrás y se acerca al yayo. Y le propongo que se dé la vuelta y hable con él.            

Querido yayo, te quiero tanto. Incluso te quiero tanto aunque lo que me contaron de ti era bastante duro. Tú también perdiste a tu 1ª esposa y veo tu dolor. Sin esa pérdida yo no estaría aquí. Te debo la vida yayo.

Elena empieza a sollozar, su respiración se entrecorta y su cuerpo va soltando memorias guardadas.

Le pregunto qué le respondería el abuelo:

Me diría: Gracias, yo también te quiero…y veo que me sonríe.

Del yayo a la yaya

Le pregunto a Elena cual sería el siguiente movimiento y se acerca a su yaya y el 1er marido. Le propongo unas frases:

Querida yaya…cuanto dolor debiste sufrir al perder a tu primer marido y a tu hijo. Seguro que este dolor te dejó congelada y con una gran pena en tu interior. Qué difícil debió ser empezar una nueva relación que además fue complicada, aunque a mi no me compete juzgarla. Ese fue vuestro pacto y de ahí vengo yo. Querido Jaime (al 1er marido) honro tu destino, gracias al cual yo estoy aquí.

Es muy importante tener en cuenta que Elena está en la vida gracias a la muerte de Jaime, que permitió que sus yayos se encontrasen y su madre naciese. Nuestro destino a menudo viene del dolor de otras personas.

Le pregunto a Elena como la están mirando y me comenta que agradecidos, y sonrientes. A ella esto le sigue calmando y relajando. Le propongo una frase y un movimiento.

Querida yaya, en mi profundo interior me hubiera gustado que tu vida la vivieses en paz con Jaime, pero no fue así. Respeto que una parte tuya se fue con él, pero debo “situarte” al lado del yayo, ya que las cosas son como son y no como quisiéramos. Dejo contigo la parte de pena que te corresponde para estar más libre en mi vida. Gracias yaya.

En este momento Elena posiciona a su yaya al lado del yayo, y Jaime se queda un poco más aislado.

Elena ha llorado en este movimiento, le ha costado, ya que una parte de su “relato emocional” se rompe. Y ahora le pido el siguiente paso.

La protagonista de la historia, de esta terapia con muñecos Playmobil.

Vuelve a situarse en medio de papá y mamá. Le propongo que dé un paso adelante, al principio pequeño, después más grande y se coloca delante de todo el sistema.

Me siento como la protagonista de la historia

Realmente ella es la protagonista de la historia, de su vida, y sólo ella puede tomar su lugar. Le propongo que se dé la vuelta y hable con sus padres.

Queridos papás, no puedo uniros, aunque me duela. Respeto lo que hay entre vosotros, igual que respeto lo que hubo en el sistema. Dejo la parte de pena que os corresponde para así estar más libre y tomar mi vida. Gracias.

Imagen final

En la imagen final de esta terapia individual con Playmobil,  Elena se da la vuelta y mira hacia delante, teniendo detrás todo el sistema que la mira. Se siente más tranquila, con fuerza y me comenta que ha cambiado la pena por tristeza.

Es vital el cambio de emoción. La pena de Elena no tenía una razón lógica. En cambio la tristeza en este caso se debe a dejar las cosas del sistema en su lugar, asintiendo que fueron así y que ella no puede cambiarlo. Lo único que si puede es vivir su vida al precio que costó

Como puedes ver, prácticamente la única figura que se ha movido es la de Elena. En este trabajo es fundamental que el/la cliente tome su responsabilidad sin querer modificar a los otros elementos del sistema

Tips

Cuando se trabaja con la mirada sistémica es importante dar el lugar que le corresponde a cada persona. Elena no estaría en esta vida, si el 1er marido de la yaya, no hubiera muerto. Por este motivo debemos incluirlo en el trabajo.

Elena al ser hija única siente en su interior la culpabilidad de qué papá y mamá no siguiesen juntos en el matrimonio. Por este motivo ella se sitúa entre los dos para así unirlos.

A nivel de fuerza, no es lo mismo la pena (quita fuerza) de la tristeza (da fuerza). La tristeza en muchas ocasiones es un buen lugar para crear o para empezar algo nuevo.

Espero que te haya gustado y hayas podido entender el trabajo.

Deja tu comentario o pregunta y te responderé en la máxima brevedad posible.

Te envío un abrazo,
de corazón a corazón

8 respuestas

  1. Excelente puesta en escena, trabajo terapeútico, pasos y resultado. Claro, sencillo, revelador y muy sanador. Precioso ejemplo. Gracias Ramon

  2. Hola excelente trabajo de constelación familiar hacia la vida sistémica. Donde puedo comprar los muñequitos por favor ?

    1. Gracias Ángela!
      Los muñequitos puedes comprarlos vía online. No sé desde donde me escribes, aunque si buscas en google:
      Comprar Playmobil en “nombre del país” para trabajo terapéutico
      Seguro que te aparecen distintas posibilidades.
      Muchas Gracias
      Te envío un abrazo
      de corazón a corazón

  3. Buena tarde Ramon, quede encantada , entendi super bien, tienes exelente pedagogia para transmitir y orientar conceptos,, te felicito y deseo que el poderoso Jesus te continue bendiciendo con sabiduria..mira que transmitir asid e facil y de manera escrita..que bien…..
    bendiciones

    1. ¡Muchas Gracias Doris! Mi idea es explicar las cosas de forma fácil, sencilla y comprensible. Tomo tus bendiciones. Te envío un abrazo de corazón a corazón.

  4. Hola Ramón, hace días que buscaba ejemplos prácticos de este tipo de recurso para terapias y todo lo que encontraba era orientado a vender algo. Este ejemplo me ha clarificado en pocos minutos lo que quería saber. Muchas gracias por tu generosidad. Estaré pendiente de las formaciones que ofreces de cara al año que viene.

    1. Hola Katt, gracias por tu comentario.
      Me encantará tenerte en la formación y compartir contigo información que te ayude a mejorar a nivel personal y profesional.
      Si deseas tener más ejemplos, suscríbete a mi canal de youtube Ramon Alsina y en él podrás ver varias sesiones explicadas de forma didáctica.

      Un abrazo Katt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *