infancia asma bronquial

¿Sanar el asma bronquial?

Recuerdo mi infancia, y mi relación con el asma bronquial,  desde una distancia que me permite verla de manera objetiva. Quizás también puedo verla así por todo el trabajo personal realizado a través de la terapia.

Recuerdo mi infancia vivida desde el ahogo, un ahogo físico que muchas personas padecen en su vida, el asma bronquial. Éste aparecía en cualquier momento, aunque habitualmente, de noche, cuando dormía.

Estos días mi hija Cloè de 10 años, está preparando una presentación sobre el aparato respiratorio. Le explicaba que cuando el asma bronquial aparece,  los bronquiolos  se inflaman. Así se produce la sensación de no poder tomar aire.

Respirar produce un dolor tan agudo que no sabes si es mejor respirar o dejar de hacerlo. Además, cuanto más aumenta el miedo a dejar de respirar, más se acentúa esa horrible sensación de asfixia.

Recuerdo…

Recuerdo mi adolescencia en la que esa sensación perduraba.

Recuerdo los inicios de mi madurez, entrados los 40, en que el pitido constante en el pecho se multiplicaba en momentos de máximo estrés o montaña rusa emocional.

Recuerdo una época en que, cada noche cuando me dormía, me despertaba con la falta de aire y muy valiente de mi, no tenía el “aparato del asma” a mi lado.

Si, esa época pasada en la cuál veía al asma bronquial como un enemigo, cada vez está más lejana.

“Yo fui un niño con asma, inducido a creer que no conseguiría nada en la vida”-Martin Scorsese

Sigo recordando, y me doy cuenta que un buen día alguien me dijo: “¿Has hecho Constelaciones Familiares para ver que ocurre con el asma bronquial?”.

Ahora no recuerdo muy bien quien fue esa persona (Si eres tu, querido lector, te doy un millón de GRACIAS).

En ese momento, no sabía de que se trataba, era la primera vez que llegaban a mis oídos estas dos palabras: CONSTELACIONES FAMILIARES,  y me puse a investigar.

Olena me dijo que conocía a una mujer en Barcelona que hacía constelaciones. Se llamaba Amneris.

Contacté con ella inmediatamente y hicimos una sesión individual.

Formación PlaymobilRecuerdo que me puso delante unas figuras de madera.  Al poco entré en un proceso de catarsis emocional,  que mi mente racional no entendía. Salí de la sesión liberado de un gran peso en mi cuerpo. Una relajación interna, que no recordaba haber vivido.

Semanas más tarde participaba en mi primer taller grupal. El impacto fue tan grande, que decidí seguir con el trabajo personal. Después empecé a formarme en psicoterapia y así  vivir de una manera distinta, más coherente y que me permitiese ser más Feliz.

Hoy en día, yo utilizo y enseño como utilizar las figuras de Playmobil.

Gracias a las Constelaciones Familiares mi relación con el asma ha mejorado y no me ahogo. Es así.

¿Qué ha cambiado?

Antes me definía como asmático. Ahora tengo crisis de asma bronquial.

Sí, sigo teniendo crisis, aunque ahora son cada 4-6 meses, más cortas y menos intensas.

Hace unos años, eran tan habituales, que respirar sin complicaciones para mi era lo extraño.

Como puedes imaginar mi calidad de vida es mucho mejor y eso es lo que para mi cuenta.

Gracias a todo el trabajo personal hecho a partir de conocer las Constelaciones Familiares, mi vida ha mejorado, aunque debo decir que la que viví antes tuvo muchas cosas preciosas.

En este camino del trabajo personal interno, a menudo las “soluciones” no son lineales. Sólo mirando en perspectiva puedes ser consciente de los cambios vividos.

Si has llegado hasta aquí y te estás planteando “sanar” alguna parte de tu vida, te recomiendo asistir a un taller de Constelaciones Familiares o recibir terapia individual y así seguir cambiando tu vida a mejor.

 

Me gustaría saber sobre ti. ¿Has conseguido cambiar tu relación con el asma bronquial? ¿Has hecho terapia para solucionar este tema? ¿Te ha ayudado hacer Constelaciones Familiares? Me encantará leerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *